miércoles, 17 de abril de 2019

Bocaditos de novela: Dame una cita, Lucía

Por motivos particulares he estado releyendo Dame una cita, Lucía, una novela juvenil de mi autoría acerca de un chico y una chica que se sienten atraídos pero que se resisten a manifestar o aceptar lo que sienten. Es una novela que autopubliqué en 2018, pero que, a pesar de que creo que es mi mejor trabajo como autora indie, no ha recibido las lecturas que esperaba; sin embargo, esto no me desanima, pues para mí, DUCL es tan fresca como ir de paseo en un cómodo vehículo, admirando un precioso paisaje, que en algún momento tocará los corazones de los lectores del género young adult y la romántica. 
Los bocaditos presentados en este artículo, corresponden al capítulo uno, "Dinámica", publicado en el blog como preview. En estos, Lucía se ve obligada a bailar con Luciano en la fiesta de Halloween de la secundaria Eyre; Luciano es ese chico aspirante a futbolista por el que, aunque ella no lo acepta, siente una intensa atracción. Pues bien, para no hacer más larga la espera, es mi sincero deseo que le gusten los bocaditos y, como siempre, que tengan buen provecho literario.

Lee más Bocaditos de Novela en la Página.

Censurada

El 19 de agosto del año 2011 cree este blog con la ilusión de que un día pudiera usarlo como mi página de autora. Desde aquel momento no he colocado acá ninguna vulgaridad sino artículos de mi inspiración, la mayoría relacionados con Jane Austen o con otras autoras que leo y que se dedican a la romántica; sobre mi experiencia autopublicando; pero generalmente lo uso para publicitar las historias que escribo y autopublico en Amazon
 

Desde aquel momento he ido modificando el blog hasta llevarlo a ser un sitio para también promover, además de las mías, las novelas de otras autoras autopublicadas que admiro. Jamás he pretendido ofender a nadie con este espacio, cuyo título escogí por ser la traducción más apropiada para el género literario Women´s Fiction, que tanto me gusta y del que, como he referido antes, cuando era para mí todavía una ilusión escribir historias de amor, esperaba formar parte. 

Ahora bien, no sé en qué he ofendido a la comunidad de Instagram, esta importante red social, que por alguna odiosa razón es mi favorita, que ha censurado cada URL de mi blog. Desde hace seis días, sin razón aparente, más  que "la protección a la comunidad", no he podido colocar ninguno de los links asociados al blog en mi cuenta @ficcionfemenina que uso tanto para promover mis propias novelas como las de otros autores autopublicados y consagrados. 
 

Es ofensivo para mí que no se me permita colocar la dirección de mi blog en mi perfil de usuario, en la sección de sitio web, que en algún momento sustituí por mi cuenta Amazon. He reportado el problema en distintas oportunidades pero todavía no consigo respuesta alguna, lo cual es lamentable, que una red tan popular como ésta se dedique a la censura de sus usuarios sin antes realizar la investigación requerida (en caso de que a alguna persona no le hubiera gustado mi contenido y me hubiera reportado como spam o inapropiado). No lo entiendo. Para muestra, este blog está abierto para todos y demuestra la calidad de contenido que se coloca.

Afortunadamente tengo otras redes en las que ficcionfemenina.blogspot.com no tiene censura alguna, en Twitter no hay este tipo de problemas y últimamente he estado activa en Facebook, donde (a pesar de que también son los dueños de Instagram) todavía puedo colocar todos mis links.  

También puedes leer en el blog
Ficción Femenina


lunes, 15 de abril de 2019

Bocaditos de novela: Tú princesa, yo superhéroe

Tú princesa, yo superhéroe es la muestra de que no es necesario el sexo en los libros de young adult para que la historia sea interesante, dulce y representante del género. 
El año pasado la descargué cuando su autora la colocó gratis para Amazon. Así, revisando mi biblioteca Kindle, buscando distracción, la encontré, le di una probadita y me quedé a comerla completa. Les invito entonces a un bocadito de éste, el primer trabajo juvenil de la autora venezolana, residenciada en Estados Unidos, A.G. Keller, y el primero para mí como lectora que definitivamente buscará más que leer de su pluma. 
Buen apetito literario.

Lee más Bocaditos de novela en la Página.
 


martes, 2 de abril de 2019

Marie desconectada

Recientemente leí un ebook con el que sentí identificada, no porque esté atravesando por un romance adolescente de esos que te ponen las mariposas en el estómago, esto va más allá, sino porque algunas de las vicisitudes de la protagonista se parecían mucho a lo que me ha estado sucediendo a mí.

A Bayleigh, la protagonista de la novela Summer Unplugged, una chica que asiste todavía al high school, le es confiscado su teléfono celular como parte del castigo por hacer uso incorrecto del mismo. Recientemente me he visto también castigada, aunque sin cometer infracción, con este creciente y perpetuo problema eléctrico por el que estamos atravesando y sufriendo los, todavía, ciudadanos venezolanos. Mantener con carga el teléfono, laptops o tablets representa una imposibilidad, y por ende estar conectados con el mundo, así como realizar nuestras faenas, para las que la tecnología se ha vuelto indispensable.

Todavía recuerdo cuando el teléfono inalámbrico era la última tendencia sobre el de línea directa, que resultaba una incomodidad pues, para comunicarnos con nuestro interlocutor, había que darle vuelta a un molestoso disco, dígito por dígito, hasta completar la combinación numérica, pero que funcionaba sin electricidad; sin embargo, en momentos como éste, cuánta falta nos hacen para mantenernos comunicados con familiares y amigos.
 
Nos hemos vuelto tan modernos en el quehacer que lo que antes se hacía de puño y letra, hoy lo desarrollamos con presteza en un ordenador. Había leído por ahí que muchos autores escriben sus obras a mano, pero personalmente no me creía capaz pues, además de parecerme tedioso, me siento demasiado identificada con mi teclado y mi pantalla. Es más simple, obvio, incluir palabras y autoeditar los textos mediante este método, hasta que esta catástrofe energética me puso a prueba, impidiéndome trabajar desde mi zona de confort y obligándome a, como algunos compañeros, emplear lápiz y papel para no retrasarme en mi continuo sueño de ver mi palabra escrita y autopublicada.

Imagen de IMDB
No se puede hacer publicidad de las autopublicaciones en las redes sociales ni estar informado de lo que sucede en el país o el mundo, pues falla incluso la red telefónica y los datos móviles. Por estos días me he sentido como un personaje adicional de la película Into the Forest, en la que apocalípticamente una parte de los Estados Unidos, aunque no sabemos qué porción, justamente por esa falta de comunicación que se deriva de este problema, se queda sin, la hoy en día imprescindible, energía eléctrica.

Artículos relacionados:
¿Por qué no escribo sobre Venezuela? 
 

sábado, 30 de marzo de 2019

¿Por qué no escribo sobre Venezuela?

Al escribir un libro es normal que la historia se desarrolle en un tiempo y escenario determinados.

Las novelas de Jane Austen, por ejemplo, transcurren en la sociedad inglesa de finales de los siglos XVIII y XIX; Veronica Roth, por citar una autora popular, desarrolla su serie Divergente en la ciudad de Chicago en una sociedad distópica futurista; Stephenie Meyer narra su famosa serie Crepúsculo en la actualidad desde Forks, una localidad de Washington; Gema Samaro nos divierte con Mientras te esperaba, un romance contemporáneo Madrileño; y Dona Ter nos lleva de paseo por Islandia en su novela contemproránea En la boca del lobo.
Imagen de la película Divergente

En mi experiencia como escritora autopublicada no he podido trabajar una historia centrándola en una locación que los lectores puedan identificar fácilmente, pues me gusta trabajar desde lo conocido, en cuyo caso sería representando mi país y su idiosincrasia, pero la realidad es que no me siento cómoda narrando vivencias venezolanas.
 
Desde hace muchos años he querido publicar historias, pero no fue sino hasta el 2016 que autopubliqué mi primera novela corta Quinceañera, una historia dulce y juvenil sobre el primer amor, inspirada (o algo así), en mis recuerdos de adolescente, aquel momento en el que cumplí quince años, y mi grupo de amigas también, las fiestas y sus enredos; sin embargo, he preferido actualizar la historia, narrándola en la era de la telefonía celular y los mensajes de texto, pero dejándola fuera del territorio venezolano, y les explico por qué.
 
En la actualidad, como ya muchos lo saben, por las noticias internacionales y demás, Venezuela, este país hermoso en el que crecí y me hice adulta y he tratado de seguir creciendo, es un caos a la enésima potencia. Recientemente hemos sufrido "atentados", sí porque quienes han sido "atentados" hemos sido nosotros, "el pueblo", de una falla de electricidad descomunal y sin precedentes, como no la hemos sufrido nunca, en menos de un mes, más de 172 horas sin electricidad sumándolo todo, pero ésta es solo una parte del bochorno que es ser venezolano, o vivir en Venezuela, hoy en día, a pesar del morbo que pueda existir afuera por leer sobre nosotros. La delincuencia es un tema frágil por aquí. ¿En qué sociedad literaria, especialmente cuando trato de escribir novelas rosas, con finales felices y entornos agradables, podrían mis protagonistas pasear por Caracas, Barcelona o Valencia libremente, sin el temor de que al sacar un teléfono móvil en plena vía pública, como sería normal en otras sociedades, no se vieran expuestos a perderlos, víctimas del hampa? Un país en el que el grupo familiar debe volverse malabarista para acceder a los alimentos y si es que nos alimentamos lo hacemos de forma precaria. Lo sé, suena como un tema interesante, pero para un drama sin final feliz, porque correr a otro país, ser extranjero por necesidad, no es lo que ninguno de que los que seguimos aquí hemos deseado para nuestro futuro.
 
Quinceañera, mi novela corta juvenil debut, sucede en el entorno escolar, sin mencionar locaciones, pero el ambiente está descrito de un modo Mexi-Hollywood con el que todos los lectores se puedan identificar; así mismo he escogido un set imaginario en Un Amor Encantado, que sucede en Enchanted Hollow, aunque esta locación podría interpretarse dentro de los Estados Unidos. Dame una cita, Lucía y Andre y Kira se desarrollan en una ciudad de mi imaginación, Ciudad Verano, que tiene cierto parecido a Río de Janeiro, especialmente la descripción de la bahía, pues me he inspirado en Ipanema. Y Secret Santa, un romance de oficina, es un relato romántico y navideño que no tiene locación. Lo que tienen en común todas estas historias es que suceden en sociedades libres, donde los problemas y sus soluciones les pertenecen a los protagonistas y no vienen proporcionados por algo o alguien cuya respuesta les es inalcanzable.
Es mi sueño que la libertad y el orden en Venezuela se restablezca a la brevedad, que me sienta orgullosa de mi sociedad en lugar de sentir vergüenza por las irregularidades que suceden a diario y que parecen no tener ni lógica ni fin, que pueda escribir sobre la alegría de mi gente y no sobre sus necesidades y tristezas, y que en un próximo artículo esté celebrando con mis compatriotas por nuestra felicidad común.

domingo, 17 de marzo de 2019

Bocaditos de novela: Andre y Kira

Andre y Kira, la historia de un beso, es mi última historia romántica y juvenil, un spin-off de Dame una cita, Lucía, que, sin embargo, se puede leer por separado sin complicación alguna, una novela corta sobre la delicada relación entre un chico enamorado como loco de una chica que solo tiene ojos para el deporte que practica. En esta parte del argumento, que traigo para motivarlos a la lectura, Andre ha sido capturado por uno de los hombres de John Eyre, el dueño de la secundaria a la que él y Kira asisten, aunque no puedo revelarles el porqué. Así que, sin más que agregar, y esperando que este bocadito les parezca  interesante y digno de su propósito, como siempre, les deseo buen provecho literario.

También te puede interesar
Andre y Kira, la historia de un beso - Preview
 
Spin-Off: Andre y Kira, la historia de un beso


Más bocaditos en la Página

Bocaditos de novela: La chica que soñaba con respirar bajo el agua / Enséñame a olvidarte

Estos bocaditos los debía. Desde hace tiempo he estado leyendo estos libros, pero no me había permitido venir a presentarlos. Como siempre, que tengan buen provecho literario.
 

La chica que soñaba con respirar bajo el agua
Jorie Sue es una chica con mucha fortaleza que cansada de un marido abusivo decide comenzar una nueva vida junto a los Layton, donde conoce a Troy, un hombre que está afrontando una especial situación laboral y familiar.

Enséañame a Olvidarte
Olivia Novak es una chica exitosa que vuelve a Vail, su ciudad de crianza, después de diez años para reencontrarse con el gran amor de su vida.

Lee más bocaditos en la Página.