jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo Mejor del Año (2015)

En lo personal este año estuvo regular, pero en lo demás estuvo divertido, repasemos un poco.

Emma 200 Aniversario
Uno de los eventos más importantes durante el año para el mundo Austen ha sido que Emma Woodhouse cumplió doscientos años de nacimiento, y como buenos seguidores que somos de la novelista inglesa recurrimos a su obra para deleitarnos nuevamente.


Lecturas
Las lecturas elegidas para 2015 fueron generalmente buenas, sin embargo hubo muchos desaciertos, que espero no encontrar parecidos en 2016, pero de todas estas buenas lecturas quisiera resaltar las dos que me gustaron más: Eleanor y Park, de Rainbow Rowell, y Donde Termina el Arco Iris, de Cecelia Ahern, dos novelas hermosas, cada una distinta, pero sentimentales, nostálgicas y perfectas. Escojo Donde Termina el Arco Iris como la favorita entre todas porque trata un tema que siempre me ha gustado, el reencuentro de dos viejas amistades, de dos amores olvidados.
 

Fifty Shades of Grey
Que sería este resumen si no hiciera mención a una de las películas más esperadas del año, Fifty Shades of Grey.

Aun con el Grey peor casteado entre todos los Grey aspirantes (y después de que habíamos ganado a Charlie Hunnam), mal actuada (excepto por Dakota Jhonson) y menos atrevida de lo que esperaban los seguidores, Fifty Shades of Grey salió a la luz el día más cursi del año y repasó todos los límites de taquilla previstos, marcando el récord como una de las peores adaptaciones de un libro más vistas de la historia del cine.

Cine
No obstante, a pesar de FSOG, ha sido un gran año en el cine, me han gustado muchas películas como no en otros, pero entre todas, la que más me gustó por la fuerza de su protagonista femenina y la incondicionalidad de su protagonista masculino, es Far From the Madding Crowd, mi película número uno de 2015.


Matthias Schoenaerts
Gracias al Cielo Matthias Schoenaerts estuvo presente en mi año. Lo conocí por accidente en FFTMC y me obsesioné con él; lo encontré luego en A Little Chaos, en Suite Francaise y en The Loft, pero si era que todavía me quedaba la duda, cuando vi su actuación en Rust and Bone, definí que él y yo estábamos destinados a seguirnos viendo. Espero verlo ahora en Maryland, La Chica Danesa y todas las que vengan.

Bad Blood
Taylor Swift definió que debía tener un squad y sacó este video.

  
Delirium
Y aunque Adele y Justin Beiber sacaron sus tan esperados álbumes, ha sido el de Ellie Goulding el que más me ha gustado de la temporada por canciones como Something in the Way You Move, Army, Don´t Panic, Lost And Found, por mencionar algunas. Ellie es una de mis cantantes favoritas desde Halcyon Days.
F

Taylor Swift, The 1989 World Tour
Y cuando pensaba que 2015 no podía traer más maravillas, Taylor Swift lanza este concierto para Apple Music, alegrando completamente el fin de año.
Me copio mis palabras del año pasado:
That´s a wrap, 2015, que 2016 sea mejor en todos los sentidos.
¡Salud!
M.

domingo, 11 de octubre de 2015

Códigos

El otro día estuve viendo la película Paper Towns y me hizo cuestionarme algunas cosas. Paper Towns es una película basada en el libro de John Green que trata acerca de la relación de un chico y una chica que se distancian en la medida en que van creciendo hasta que un día la chica le busca otra vez.

Este tema me hizo pensar en mis propias amistades de la escuela, que he ido, no sé si perdiendo, pero distanciándome a través del tiempo; en esas personas que conozco y que a veces me encuentro en una calle y que me cuesta saludar porque no sé si me recuerdan tanto como les recuerdo yo. Sin embargo creo que es algo que le sucede a todo el mundo alrededor del planeta pues, si no fuera así, no existirían libros sobre esto o películas llevadas al cine.

Es como un código secreto entre los seres humanos, si te he conocido en la escuela, dejaré de hablarte en la secundaria; si te he conocido en la secundaria, actuaré como si no te conociera en el futuro. En Paper Towns los chicos, Margo y Quentin, han crecido juntos pero en la fase de secundaria se van distanciando. El sistema escolar estadounidense en muy distinto al mío pero aparentemente suceden las mismos problemas con los mismos códigos, sin embargo Margo demuestra que todo el mundo se conoce y que todo el mundo se recuerda cuando salta por la ventana de Quentin para proponerle que sea su compañero en el crimen y vengarse de quienes supuestamente han sido sus "amigos".

Aunque estoy escribiendo esto, me atacó la inspiración por la película, no sé si cuando esté caminando en la calle y me encuentre a alguno de mis compañeros de la primarnia o la secundaria, aquellos que conocí pero que no eran exactamente mis mejores amigos, aunque compartiéramos el insignificante proceso de crecer, les salude y les diga: "¿Te acuerdas de mí?, me sentaba junto a ti en el cuarto grado". Realmente no sé si me atreva, pero ojalá que este artículo sirva para aquellos chicos que todavía están en ese proceso, que tienen un grupo variado de compañeros al que continuarán viendo hasta la culminación de estas fases, para que los mantengan en sus memorias pues, después del término de la secundaria, donde hacemos a los mejores amigos de nuestras vidas, es poco probable que vuelvan a encontrarse y compartir esas emociones de ser adolescentes y tener un fin común, puesto que, llegado el momento de decidir, de definir lo que serán y lo que no, adónde irán y adónde no, es allí, en ese después, donde no todos colisionarán.
 

jueves, 24 de septiembre de 2015

Mi Lugar Favorito en la Tierra

Siempre me he dicho que si pudiera escoger un libro en el que vivir una temporada, estos serían Emma o Pride and Prejudice, ambos de Jane Austen, aunque no me molestaría pasarme unos días en Bath con el Capitán Wentworth o acompañar a algunos bailes a las hermanas Dashwood, en Sensatez y Sensibilidad; pero qué hay si pudiera vivir en una película, ¿qué película escogería? Obviamente, de tener esta oportunidad, tendría que ser una comedia romántica, mi género de cine favorito; pero, ¿cuál de ellas? Mis comedias románticas favoritas incluyen a Hugh Grant y a Tom Hanks, a Nora Roberts y a Nancy Meyers, un paseo en la Toscana y una Gran Boda Griega; ahora bien, en cuál de éstas me gustaría hospedarme y pasar, por lo menos, un día soñado.

Supongamos que pudiera convertirme en Julia Roberts y pasarme un día oculta de las luces de las cámaras en un apartamento de puerta azul, de un barrio londinense conocido como Notting Hill, acompañada de Hugh Grant, además; estaría genial, ¿no es así? Y qué tal si pudiera irme a esos paisajes de Sitka, Alaska, con Ryan Reynolds, mientras le propongo matrimonio. O mejor, quizás, sería que el próximo Año Bisiesto me reúna con Matthew Goode en Irlanda para dar cumplimiento a la antigua tradición. Me gustaría escribir una obra de teatro con Diane Keaton o vivir en While You Were Sleeping o en Just Friends donde siempre es Navidad. Pero si, en realidad, tuviera que escoger solo una película, o dos, a lo mucho, éstas serían The Holiday y You´ve Got Mail.

En The Holiday, por supuesto, me gustaría ser Amanda (aunque me identifique más con Iris) porque, primero, en el intercambio de residencia, es quien se va a vacacionar al adorable Rosehill cottage de Iris, en Surrey, y, obvio, porque se queda con Jude Law. Pero The Holiday es una película encantadora en la que todo el argumento te hace querer estar ahí, desde los paisajes (incluso los californianos) a los diálogos, siendo los más ricos los que suceden entre Iris y Arthur, un escritor retirado de Hollywood. Cada vez que la veo me gustaría tomar un poco de cocoa con Jude Law y sus hijas o irme a rentar películas con Jack Black y Kate Winslet.
 
Pero si debo escoger, realmente, una película, solo una, definitivamente me gustaría vivir en Tienes un E-mail, no solo para recorrer la ciudad de Nueva York, que todavía desconozco, pero porque podría pasar el día entero en una librería, bien sea la acogedora Shop Around The Corner, de Meg Ryan, o la mega tienda Fox, de Tom Hanks; podría también darme una vuelta por la cuadra y sentarme en Starbucks para tomar café o té, y discutir Pride and Prejudice con Kathleen y Joe.
Las películas crean un mundo mágico con el que podemos fantasear, y You´ve Got Mail es para mí el lugar ideal en la tierra para vivir.

miércoles, 1 de julio de 2015

La Heroína Austen



El otro día a mi hermana se le ocurrió preguntarnos, si tuviéramos la oportunidad de escoger, qué personaje de Jane Austen nos gustaría ser; antes de responder le devolví la pregunta y me dijo que si ella pudiera ser uno de estos famosos personajes, sería Emma, por considerarla más divertida.

Luego de su respuesta me quedé pensando más de la cuenta en lo mismo y empecé a recorrer los personajes de Jane Austen, imaginando cuál podía ser yo o a cuál me parecía más. De antemano, creo que siempre he tenido mi respuesta al respecto, pero, independientemente de esto, ¿son los que me gustaría ser?

Recorriendo, entonces, los grandes personajes femeninos de Jane Austen, me encontré con Elinor y Marianne Dashwood; Elinor, la sensatez, y Marianne, la sensibilidad, una muy comedida y la otra muy apasionada; entre las dos, creo que la mayoría de los lectores de Austen preferimos a Marianne -al menos yo la prefiero-, sin embargo, no es todavía mi personaje Austeniano favorito.


Paseé entonces por Mansfield Park, donde me encontré con una Fanny Price muy correcta pero exageradamente aburrida y a la que su antagónica le roba el espectáculo. La mayoría de los lectores preferimos a Mary Crawford como líder de novela que a Fanny, incluso, la autora Lynn Shepherd se reinventó una nueva versión de Mansfield Park en la que Mary es el personaje principal.
No puedo argumentar demasiado sobre Catherine Morland porque Northanger Abbey no es mi novela Austen, apenas sé que pasa ahí, pero, según recuerdo, es una chica fantasiosa a la que le gusta leer novelas góticas.
(Si me he equivocado, pido disculpas).
Imagen de http://pasaii.com/northanger-abbey-200-dvd-review/
Y, pues, bueno, nadie quiere ser la caprichosa Emma (excepto mi hermana) y todo el mundo sueña con ser Elizabeth Bennet para quedarse con Mr Darcy.
Pero, entre todo el abanico de heroínas de Jane Austen hay dos personajes que son mis favoritos: Jane Fairfax, la archirrival de Emma, y Anne Elliot, la protagonista de Persuasión.

Me encanta la manera cómo Jane (Austen) va desarrollando el personaje de Jane Fairfax, Fairfax es lo que comúnmente uno conocería como la protagonista de una novela: es inteligente, bien educada, tiene el afecto de todo el vecindario, y, al mejor estilo de Jane Eyre, Lizzy Bennet o Marianne D., no tiene la dote de la que goza Emma, lo que la hace vulnerable a su entorno. Me angustia la manera en que la trata Frank Churchill en el desarrollo de la novela Emma y me encanta cuando en la mitad del triángulo que conforma con la protagonista, define tomar las riendas de su vida, ser independiente, dedicarse a ser institutriz y a poner una barrera entre ella, Frank y Emma.
Lo que más admiro de Jane Fairfax es su paciencia y buena disposición para aceptar lo que la vida le ha deparado, incluyendo esto un compromiso de largo plazo y a Frank Churchill, de quien, por alguna extraña razón, se enamora.
Aunque en una parte de la novela Emma, George Knightley explica que jamás se habría casado con una mujer de carácter sumiso, alguien que no expresa sus emociones, como Jane Fairfax, creo que Jane Fairfax habría sido una bonita pareja para Mr Knightley, a pesar de que, por supuesto, todos queremos que Emma se quede con él después de que recibir el debido escarmiento a toda sus sandeces.
De alguna manera, esa paciencia y buena disposición para aceptar cómo viene la vida, tienen en común Jane Fairfax y Anne Elliot, nuestra protagonista de Persuasión.

Anne es el ejemplo de lo que una chica debe ser (en mi opinión), es desinteresada, se sacrifica y siempre pone los intereses de los demás antes que los de ella misma, siendo capaz de mantener sus sentimientos ocultos por el capitán Wentworth y verlo enredado con Louisa Musgrove.
Lo que más admiro de Anne es la constancia de sus sentimientos, ella no desespera, a sus veintiocho años y una supuesta belleza apenas perceptible, ante el matrimonio, y prefiere la soledad a casarse con otro distinto al capitán Wentworth.
En cuanto a qué personajes creo que que me parezco, sonará petulante, sí, pero mi extrema independencia me hace, supongo, parecida a Elizabeth Bennet (aquélla a quien todas aspiran parecerse), con mis juicios propios sobre cada cosa, situación, personajes, etcétera, etcétera; sin embargo, también creo que me parezco todavía un poquito más a Charlotte Lucas, la racional y la antiromántica de Orgullo y Prejuicio. Algo contradictorio pero sí, creo que en muchas situaciones y muchas decisiones de mi vida he actuado como una Charlotte Lucas y no como una Lizzy Bennet y en algunas circunstancias, arrepentida de no haber sido un poco más similar a Anne Elliot o a Jane Fairfax.
Ahora, tú, ¿qué personaje Austen escoges?
 

 

sábado, 13 de junio de 2015

Siempre la Mejor Amiga



Todo el mundo sabe que soy fanática, adicta, a las comedias románticas y todo el mundo sabe cuánto me gustan y que, probablemente –no es por alardear–, soy una experta del género. Tanto me gustan estas películas que, como en el mejor libro de Jane Austen, me gustaría vivir en sus mundos y que todos sus héroes fueran mis novios (bromeo, bueno, no con Tom Hanks… o Chris Evans). En estas películas la heroína siempre está atravesando por cierta situación que echa a perder su sistema de vida, y en el proceso de superar el obstáculo conoce a este valiente, galante, algunas veces desenfadado, pero sensible caballero que se enamora de ella. Asímismo, en estas películas, la protagonista siempre está acompañada de su mejor amiga, que la escucha y comparte sus sentimientos, la estimula en la búsqueda del “verdadero amor” y, generalmente, puede ver, antes que ella, en quién encontrará tales sentimientos.
Como buena fanática de este género del cine –que me considero. ¡Ajem!–, he observado que el título de "mejor amiga" ha sido disputado, a través de los años, por dos talentosas y alegres actrices: Judy Greer y Kathryn Hahn, con intervenciones especiales de Heather Burns.  

Estas tres chicas han personificado a la mejor amiga en las mejores comedias románticas de los últimos años. Judy Greer, por ejemplo, es la mejor amiga de los comentarios sardónicos, la ironía vive en ella, está siempre alerta y es chispeante, ¿quién no quiere tener una mejor amiga así?, que, a pesar de que es tu archirrival, se mete a bailar Thriller en la pista, aun cuando fue Jennifer Garner (the leading lady de la película) la que organizó la fiesta. Ha sido la mejor amiga en películas perfectas como 13 Going on 30, 27 Dresses, Love Happens y The Wedding Planner, es la hermana de Orlando Bloom en Elizabethtown, e incluso, investigando sobre ella, encontré que tiene un corto (que no he visto) que se llama Judy Greer is the Best Friend. Judy brilló en su personaje de no-comedia romántica en The Descendants.

Kathryn Hahn es la mejor amiga dulce, normalmente está hecha un caos, igual que la protagonista, como en How to Lose a Guy in 10 Days. Me encanta ella en esta película, su personaje es inolvidable, es la típica chica, torpe e insegura, que se enamora en dos horas del chico con el que está saliendo, el clásico y patético caso que todas hemos sido alguna vez. A Kathryn también la hemos visto hilarante en We´re the Millers y Wanderlust, junto a Jennifer Aniston, en las cuales Kathryn se roba el espectáculo; es la mejor amiga de Amanda Peet en A Lot Like Love y últimamente la vimos en el dramedy This is Where I Leave You.
Algo curioso que encontré mientras investigaba para este artículo: Judy y Kathryn colisionan en la película de George Clooney, Tomorrowland.

Heather Burns es la mejor amiga inteligente, ella siempre ofrece buenos consejos y es la voz de la razón. Su primer papel inolvidable es en You´ve Got Mail, junto a Meg Ryan, donde actúa como una de las empleadas en la tienda The Shop Around the Corner. Pero su papel inolvidable es en Miss Simpatía, Heather es la reina, Miss USA, la chica que le roba la corona a Sandra Bullock, ¿quién no recuerda ese momento del cine? Los papeles más icónicos de Heather han sido en películas de Sandra como Miss Simpatía 1 y 2 y Two Weeks Notice.

Otras Mejores Amigas Inolvidables
Ginnifer Goodwing en Something Borrowed. Qué otra cosa podemos hacer si nuestra mejor amiga está así de cerca de quitarnos al amor de nuestra vida para siempre: probablemente beber mucho Champaign y tener un one night stand con él. En esta película Ginnifer es la mejor amiga de la hermosa Kate Hudson y Kate está por casarse con el chico que a ella le gustaba en la universidad. Ginnifer termina robándoselo y todas, al final de la película, estamos, “go, Ginnifer!”, siempre apoyando a nuestra BFF.

Kate Hudson/Anne Hathaway en Bride Wars. Imaginemos el día de nuestra perfecta boda, imaginemos que ese día tengamos que compartirlo con nuestra mejor amiga, qué felicidad, ¿cierto? Pues no, todo lo contrario, este día se vuelve una pesadilla, una guerra, cuando el hotel en el que estas dos chicas sueñan celebrar cada una de sus bodas tiene una sola reservación disponible.  

Kate Winslet en The Holiday, aunque comparte protagónico con Cameron Diaz, ella se comporta como la mejor amiga. En esta película hay una línea que me encanta, la dice el actor Elli Wallach: “in the movies, we have leading ladies and we have the best friend. You, I can tell, are a leading lady, but for some reason, you're behaving like the best friend”, que traduce más o menos lo siguiente:

En las películas tenemos la protagonista y la mejor amiga. Tú, puedo decirlo, eres una protagonista, pero, por alguna razón, te comportas como la mejor amiga.


Después de todo, en la vida y en las películas todas somos leading ladies y mejor amiga al mismo tiempo, ¿no es así? Y gracias a Judy, Kathryn y Heather por alegrar mis películas favoritas de todos los tiempos.
 

sábado, 23 de mayo de 2015

A Masterpiece

Mi novela Austen favorita es Orgullo y Prejuicio, la atesoro por muchos elementos, y es, todos lo sabemos, la novela perfecta; existe, sin embargo, otra novela de Jane Austen a la que considero su obra maestra: Emma.

Emma es una joven resuelta y caprichosa, empeñada en hacer de celestina de sus amigos al haber comprobado el éxito de unir a la señorita Taylor (su institutriz) con el señor Weston. Así, Emma, en el transcurso de la novela, se empeñará en formar nuevas parejas a su alrededor, enredando cada vez más y más las cosas.
Considero a Emma la obra maestra de Jane Austen porque a diferencia de sus otras novelas, en las que seguimos el hilo de una historia de amor, se nos presenta un personaje, caprichoso (como dije antes), que no necesariamente nos gusta, pero que teje todo tan prolijamente en su entorno, que termina haciendo de la obra una novela extraordinaria. 
Con razón -y cuando conocí esta noticia, aquella vez, me disgusté muchísimo porque no había sido O&P la novela de Jane Austen considerada para el conteo-, Emma perfiló en el Top 20 de libros británicos más queridos de The Telegraph, y es porque Emma es perfecta en un nivel distinto a O&P. Es sorprendente, me maravillo cada vez que tengo la oportunidad de leerla, lo muy bien que están cuidados sus detalles; por ejemplo, Frank Churchill no se presenta en Highbury hasta que Jane Fairfax aparece allí, pero sabemos de FC desde el capítulo dos; Emma se empeña en casar al señor Elton y oportunamente aparece Harriet Smith para llenar la vacante. Con cada situación que se presenta, Emma va enredando más su círculo; vaya lío habría sido si Mr Knightley realmente, como suponían los vecinos, hubiera regalado ese pianoforte a Jane Fairfax o hubiera correspondido los sentimientos de Harriet; el mundo de Emma se habría venido abajo. Pero ésta es una obra de mi querida Jane Austen y sabemos que la damisela recibirá su lección, obtendrá el casamiento y el final feliz propio de sus novelas.
Este año Emma cumple doscientos desde su primera publicación por lo que será, nuevamente, una oportuna ocasión y una excusa para retomar esta extraordinaria obra.

El Punto de Vista Masculino

He ya escrito mi revisión sobre La Inquilina de Wildfell Hall, de Anne Brontë, en mi blog principal, Cine, Libros y Jane Austen; sin embargo encontré en esta historia tanta tela que cortar que creí conveniente venir a Ficción Femenina para describir otras cuantas impresiones.
La versión que tengo es de la editorial Debolsillo, que empieza con un prólogo de Anne en el que explica el por qué de su polémica novela: su intención es salvar al hombre que quiera ser salvado de una ruina como la de Arthur Huntingdon, y prevenir a la muchacha que quiera ser prevenida de un error natural como el de Helen Lawrence al casarse con el primer hombre más o menos bien parecido que coquetea con ella. Ahora bien, ¿cómo hizo, de qué se valió para lograr su objetivo?
Si es que logró algún cambio en su sociedad -y yo creo que sí porque hoy en día la infidelidad y el maltrato físico y psicológico son causas comunes de divorcio-, fue muy inteligente de su parte haber contado esta historia desde el punto de vista masculino, aun cuando existen dos narradores en esta novela y Helen es quien lleva la mayor parte de la narración; supongo yo, sin embargo, que comenzar el relato con Gilbert como narrador fue un acierto para suavizar el caso de Helen Graham en aquel tiempo.
Helen Graham es una mujer que al poco tiempo de residenciarse en una nueva comunidad recibe todo tipo de injurias a causa de su sospechosa relación con dos hombres, Mr Lawrence y Mr Markham. Markham, el galán de la comarca, se enamora de ella pero debe vencer algunos obstáculos para conseguirla; después de aciertos y desaciertos, encuentros y desencuentros, Gilbert descubre que Helen está aún casada y que ha huído de un marido mujeriego y alcohólico que le da mala vida. 

Mucha debió ser la controversia cuando esta novela salió a la luz en el tiempo de las Brontë, de hecho leí que a Charlotte le pareció un trabajo muy arriesgado y que no estuvo de acuerdo con su publicación (o algo así), pero debió significar mucho coraje para Anne haber escrito algo con tanto valor, algo que, estoy segura, sirvió para que la mujer, en estos días, consiguiera muchos de los derechos que tiene, y no me refiero al adulterio, porque si algo fue Helen, es lo constante que se mantuvo a sus votos matrimoniales; pero me refiero a los derechos de poder ir ante un juzgado, pese a todos los escándalos que una ruptura matrimonial pudiera causar, y aplicar a un divorcio cuando se es tratada de la manera en que Helen es maltratada por su marido.
En mi opinión, y recordando que se trataba de una sociedad machista, el punto de vista masculino también debió permitir, en los hombres y mujeres de aquella sociedad, aceptar una relación como la de Gilbert y Helen: el escándalo de una viuda vuelto a casar. La narrativa que emplea Anne al narrar cómo Gilbert la ama profundamente, confía en su palabra y la espera pacientemente hasta que termina su primer matrimonio, debió influir un poco en la conducta de la sociedad moderna y en la aceptación de muchas de estas circunstancias en estos años.

No sé, entonces, qué tanto influyó el punto de vista masculino de La Inquilina de Wildfell Hall en la sociedad moderna, pero algo debió haber pasado en aquel entonces para que algo tan dramático y controversial llamara la atención de una editorial.